Cuando Microsoft presentó Windows 11, lo hizo con la idea de que sirviera de excusa para renovar nuestro PC. Aunque luego relajó ligeramente sus caóticos requisitos, uno de ellos dejaba claro que solo podrías instalarlo si tenías un procesador posterior a 2017. Eso en realidad acabó no siendo del todo cierto, como indicó la mismísima Microsoft.

Ese requisito contrasta con algo que un usuario descubrió recientemente, y que es toda una ironía: ese usuario logró conectar sin demasiados problemas una unidad de disco de 5,25″. Este soporte de almacenamiento desapareció del mapa hace casi 30 años, pero sorprendentemente sigue siendo posible usarlo en Windows 11.

No tires esos viejos disquetes de 5 y 1/4

El usuario Jrcraft mostraba en su canal de Youtube cómo había logrado que un equipo bastante antiguo pudiera funcionar con Windows 11 y con una diquetera de 5 y 1/4.

El procesador del equipo, un Athlon 64 X2+, se lanzó en 2005, y aunque teóricamente no se podría usar con Windows 11, hace tiempo que existen métodos de superar los requisitos impuestos por Microsoft. Más importante aún era la placa base utilizada, un modelo de Gigabyte que contaba con los conectores IDE utilizados para la disquetera.

Precisamente para conectarla el usuario usaba una vieja faja IDE de 34 pines que sigue estando disponible en tiendas online y que conectó a una vieja unidad de 5,25″. Sorprendentemente la unidad funciona sin necesidad de utilizar hardware ni software adicional, y la conexión es directa: no se trata de una unidad externa vía USB, como podría pensarse.

Puede que para muchos la bahía de 5,25″ de nuestro PC se haya convertido en algo muy distinto a lo que se ofrecía con aquellos discos flexibles, pero estos medios de almacenamiento siguen siendo interesantes sobre todo para propósitos de conservación de viejas aplicaciones y juegos.

Ese formato quedó en desuso cuando los disquetes de 3,5 pulgadas ofrecieron mayores prestaciones y un tamaño más compacto. Los disquetes fueron algo así como “el pendrive” de los 90 hasta que llegó el auge del CD y hasta que esas unidades acabaron siendo eliminadas primero de los Mac y luego, gradualmente, de PCs y portátiles.

Aunque en muchos casos los disquetes están en total desuso, en los últimos años hemos visto casos en los que este formato seguía siendo utilizado en escenarios sorprendentes

Por ejemplo para instalar actualizaciones críticas en los Boeing 747 o para mantener ciertos datos a buen recaudo, como sigue ocurriendo en el Gobierno de Tokio, que sigue usándolos. Aunque el formato en ese caso es también el del disco de 3,5″, resulta sorprendente —y hasta maravilloso— que estos viejos rockeros sigan estando soportados en Windows 11.


La noticia

Windows 11 no soporta procesadores de más de cinco años: la ironía es que sí soporta discos de 5,25″ de hace 30 años

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *