Unas pocas mutaciones protegen a los humanos del coronavirus de los dromedarios

En mayo de 2015, un empresario surcoreano regresó de un viaje de negocios por el golfo Pérsico. Sin saberlo, este ciudadano llevaba en su cuerpo un virus respiratorio desconocido en Corea del Sur. Se trataba del MERS-CoV, un coronavirus propio de los dromedarios detectado en humanos por primera vez tres años antes. Su letalidad fue y es muy superior a la del actual SARS-CoV-2, matando entonces al 32% de los infectados. Por fortuna, en aquel brote el virus solo afectó a unos dos centenares de personas, casi todos sanitarios. Ahora, un estudio compara aquel patógeno con las distintas cepas presentes en estos animales. Han descubierto que unos pocos cambios en el genoma viral protege a los humanos de la mayoría de las variantes por ahora.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción