Un problema físico sin resolver pero con soluciones preciosas y eternas

Hace dos semanas se lanzó desde Cabo Cañaveral a bordo de un cohete Atlas V la misión Lucy, que pretende acercarse a los llamados asteroides troyanos y estudiar sus propiedades. ¿Por qué es tan interesante estudiar esos pequeños objetos? Podríamos hablar de las claves que nos pueden proporcionar sobre la formación del Sistema Solar, pero hoy vamos a ir a algo más esencial, al problema físico básico que nos revela la existencia de los troyanos, un problema con mucha historia.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción