Desde hace unos días, el ministro Alberto Garzón anda envuelto en la polémica. El asunto, que ya se ha convertido en ruido a través de los canales de información, viene dado por unas declaraciones aparecidas en el diario británico The Guardian, donde el ministro de Consumo ha venido a explicar lo que ya sabemos, que la ganadería intensiva ofrece poca calidad cárnica debido al interés ganadero por conseguir criar miles de cabezas de ganado en el menor tiempo posible.

Seguir leyendo

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *