Un grupo de voluntarios se deja infectar con el parásito de la malaria y acerca el sueño de una vacuna

Un equipo científico estadounidense ha infectado a 25 voluntarios con uno de los enemigos más feroces de la humanidad: el parásito de la malaria, culpable cada año de la muerte de unas 420.000 personas, la inmensa mayoría de ellas niños africanos. El audaz experimento ha consistido en inocular a los participantes tres dosis intravenosas de la variante africana del parásito, darles después un fármaco para matar el microorganismo y volverlos a infectar a los tres meses con la misma versión o con una variante brasileña para comprobar que las defensas ya generadas evitan la enfermedad. Los resultados son espectaculares, con una protección de entre el 80% y el 100%, según detalla el médico Patrick Duffy, codirector de la investigación en los Institutos Nacionales de la Salud de EE UU, en la ciudad de Bethesda.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción