Junto al parto prematuro, la preeclampsia es la principal complicación del embarazo. Caracterizada por una repentina elevación de la presión arterial, puede afectar a la salud de madre e hijo, poniendo en peligro la vida de la primera y afectando al desarrollo del segundo en los casos más graves. De origen desconocido, se empieza a detectar en el tercer trimestre de gestación. Salvo tomar aspirinas, no hay tratamiento y solo desaparece con el parto, muchas veces adelantado por su culpa. Ahora, un grupo de investigadores ha logrado predecir qué embarazadas sufrirán preeclampsia semanas antes de que sea detectable. Y lo han hecho con una fascinante combinación de genética, aprendizaje de máquinas y algoritmos matemáticos.

Seguir leyendo

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *