Suspender las patentes no resolverá la escasez de vacunas

Un hombre de sonrisa bondadosa llamado Kenneth Chien fue a comer hace 10 años a El Bulli, el famoso restaurante de Ferrán Adrià en Roses (Girona). Chien, que más tarde cofundaría la empresa Moderna, recuerda aquel día cuando le preguntan por uno de los temas más complejos y espinosos que han saltado en los últimos meses de pandemia: ¿deben suspenderse las patentes que protegen la propiedad de las vacunas del coronavirus? Chien responde que una patente es como la receta de un plato de “gastronomía molecular” en El Bulli: “Incluso conociendo todos los ingredientes de la vacuna, esta tecnología es tan nueva y está tan rodeada de secretos industriales que casi nadie podría replicarla sin el asesoramiento de las empresas productoras”. Es decir, sin la técnica del cocinero. Tanto él como otros expertos explican con datos a EL PAÍS que liberalizar las patentes de las vacunas no resolverá su escasez en los países subdesarrollados.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción