La estatura de los humanos se ha relacionado tradicionalmente con una buena alimentación, la salud y unas condiciones de vida óptimas. La genética también influye. Sin embargo, un estudio publicado en American Journal of Human Biology muestra cómo el retraso del crecimiento es la condición natural en todo tipo de poblaciones, incluso en estratos sociales más ricos que cuentan con los cuidados básicos necesarios. Christiane Scheffler, investigadora de biología humana en la Universidad de Potsdam, y una de las autoras del estudio, defiende que, lo que determina la altura, contando con que la persona tenga la alimentación necesaria, son otro tipo de factores como el estado social, político y emocional del entorno.

Seguir leyendo

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *