La importancia de la ciencia de las pequeñas cosas

El 17 de noviembre de 1944, Franklin D. Roosevelt, presidente de Estados Unidos, escribió una carta a Vannevar Bush, director de la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico estadounidense, pidiéndole ayuda para reconstruir una nación que, aunque victoriosa, había quedado arrasada tras la II Guerra Mundial. Roosevelt sabía que el progreso científico y tecnológico debía utilizarse tras la guerra para la mejora de la salud pública, la creación de nuevas empresas y la elevación del nivel de vida de los estadounidenses.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción