¿Es necesaria una mayor cultura biológica en nuestras sociedades?

En las entrevistas a los científicos nunca falta una pregunta, que no les hace mucha ilusión, pero que tiene el mérito de que cualquier ciudadano la suscribiría: “¿Y esto para qué sirve?”. Las disciplinas en que subdividimos tradicionalmente a la ciencia nos ayudan a comprender diferentes facetas de la realidad. Por ejemplo, la física nos permite entender los fenómenos naturales. Sobrevolando todas las parcelas de conocimiento, la filosofía nos ayuda a pensar y argumentar, y el resto de las humanidades a comprender la condición humana y sus manifestaciones, individual y colectivamente. Pero ¿y la biología? ¿De qué puede servir a un emprendedor, un policía, o un comercial recordar que nuestra especie es una de los varios millones que se estima existen actualmente en el planeta ―de todos los tamaños, formas y estrategias vitales imaginables, que luchan, como nosotros, para sobrevivir, dispersarse y trasladar los genes de sus antepasados a sus descendientes? ¿Qué aporta a nuestra existencia saber que ahí afuera hay un inmenso mundo vivo entrelazado por miríadas de interacciones?

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción