El sentido del bienestar corporal

Cuando somos jóvenes y estamos sanos todo suele funcionar bien en nuestro organismo; nos sentimos a gusto con nuestro cuerpo y vivimos con la aparente sensación de que ese confort lo tenemos garantizado de por vida. Pero al llegar a una edad en torno a los cincuenta años, las cosas cambian y muchas personas empiezan a quejarse de lo incómodos que se han vuelto ciertos muebles de la casa, particularmente los sillones o los colchones, por lo que se aprestan a cambiarlos. En realidad, lo que está empezando a cambiar a esa edad no tienen por qué ser los muebles, sino el sentido interoceptivo, el sentido del estado físico de nuestro cuerpo.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción