El rescate al límite de la dama del Sáhara

El fuego cruzado del conflicto del Sáhara y la caza indiscriminada de los trabajadores del ferrocarril a Nouadibou (Mauritania) llevaron al límite, hace 50 años, a los avestruces de cuello rojo, óryx, áddax (antílopes) y gacelas del desierto. El considerado padre de Doñana por promover su protección, el investigador conservacionistas José Antonio Valverde, un capitán del Ejército español y un fotógrafo idearon entonces una insólita operación de rescate de los últimos ejemplares de gacelas dama (también conocidas como Mhorr), un ungulado africano que puede alcanzar los 75 kilómetros por hora, pero que fue incapaz de eludir las matanzas con armas automáticas y todoterrenos. Desaparecieron de su entorno natural. La única decena de ejemplares que sobrevivió gracias a aquella quijotesca operación se refugió en Almería. Medio siglo después, sus descendientes y los de otras dos especias (Dorcas y Cuvier) son ya cuatro millares y se han reintroducido en Túnez, Marruecos y Senegal. Uno de los grandes retos ha sido manejar la obligada endogamia al contar con una exigua población para la reproducción.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción