Josef H. Reichholf (Baja Baviera, Alemania, 76 años) explica que apenas tiene conciencia de sus primeros recuerdos de las mariposas; las solía ver revolotear por el jardín de su casa. Sin embargo, no se ha olvidado de cuando, siendo aun pequeño, capturó una, con mucho cuidado para no dañarla, para poder observarla tranquilamente: “Fue tan impresionante que permaneció hasta ahora en mi memoria”. Con el paso de los años empezó a estudiar el número y la abundancia de estos insectos, especialmente los nocturnos, que suponen el 90% de todas las mariposas que vuelan a diario en Europa Central y cuyo número de especies es 10 veces mayor al de las diurnas, según detalla el biólogo. “La importancia de las que vuelan de noche es mucho mayor que las que vuelan durante el día. Son el alimento para otros. Actúan como elementos clave en el ecosistema”, puntualiza.

Seguir leyendo

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *