Cómo debe ser el sueño para mejorar el rendimiento académico

Un estudio de 1997 publicado en Nature mostró que el daño que causa a la actividad intelectual de una persona el estar sin dormir 17 horas seguidas es equivalente al que muestran quienes tienen en sangre una concentración de alcohol del 0,05 %. Muchos estudiantes universitarios administran sus horas de estudio durmiendo poco de lunes a viernes y tratando de recuperar el sueño perdido durante el fin de semana, generalmente tras algunas horas de ocio nocturno y consumo de alcohol con los amigos. Es el llamado “jet lag social”, que se incrementa inevitablemente en nuestro país cuando las cálidas noches de verano también invitan a irse a dormir más tarde de lo habitual.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción