Así se apaga un volcán

En un recóndito valle de Islandia hay una erupción volcánica que parece estar dando sus últimas boqueadas. Los frentes de lava solidificada ya no se mueven, pero aún escupen vapores que huelen a goma quemada y hacen picar la garganta. De noche, parte de las coladas brillan al rojo vivo. Dar una erupción por terminada es mucho más complejo de lo que parece y los vulcanólogos se resisten a hacerlo. Este valle de Islandia es lo más parecido que hay al futuro del volcán Cabeza de Vaca. Mucho de lo que aquí suceda pasará también en la isla canaria cuando el volcán deje de rugir.

Seguir leyendo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Ah, hola 👋
Un placer conocerte.

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Promoción